Trucos para cuidar de tus cactus

Laura
Laura

Si te encantan los cactus pero hasta el cuidado de estas plantas te resulta complicado, debes saber que existen algunos consejos y recomendaciones expertos que debes tener en cuenta para mantener en óptimas condiciones tus plantas. Sigue leyendo para conocer cómo cuidar un cactus de manera totalmente profesional.

Cómo cuidar un cactus

Los cactus son planta cactáceas, esto quiere decir que acumulan agua en sus tejidos para poder adaptarse a los ambientes más secos y calurosos. Se trata de variedades resistentes que requieren de pocos cuidados, pero sin duda es importante tener en cuenta algunos consejos si queremos que nos acompañen durante mucho tiempo. En cuanto al riego, es recomendable regarlos cada dos semanas a partir de la primavera, y más o menos una vez a la semana en verano, según la climatología de tu zona. En otoño es mejor reducir la intensidad del riego, y en invierno bastará con regar los cactus una vez al mes si hace mucho frío. Con menos de diez grados no es recomendable regar los cactus porque se pudrirán. Del mismo modo, es fundamental dejar secar bien la tierra entre riegos.

En cuanto a la temperatura, en invierno no deberían estar en habitaciones con temperaturas superiores a los 20 grados, ya que requieren de reposo invernal, pero tampoco soportarán bien las temperaturas por debajo de siete grados.

Los cactus también necesitan mucha iluminación, pero no todos soportan bien los rayos directos del sol. Las especies con pocas espinas y las crasas necesitan algo de sombra, mientras los cactus con pelos o espinas fuertes necesitan bastante sol. Finalmente, cabe reseñar que la ventilación también es muy importante.

Cómo cuidar un cactus pequeño

Para los cactus pequeños que queramos usar como decoración para dar un toque natural a nuestro hogar o a la oficina, como las opciones únicas y originales que podemos encontrar en mirandagreen.es, es recomendable escoger macetas de barro, de arcilla o que estén barnizadas. Si los cactus son pequeños bastará con una maceta de 10 o de 12 centímetros de diámetro. Además, es importante que la maceta cuente con agujeros para conseguir un óptimo drenaje. En cuanto a su ubicación, lo mejor es buscar zonas en las que vaya a darles el sol de forma indirecta, si ves que se vuelven amarillos es que requieren de menos sol, y si se encharcan o almacenan mucha agua, será mejor moverlos a una zona más soleada.

Cómo cuidar un cactus de navidad

Los cactus de navidad son originarios de las zonas tropicales de Brasil, con lo que necesitan bastante más humedad que los cactus tradicionales. Son plantas epifitas, porque conviven encima de otros árboles. En casa son ideales para ubicarlos en cestas colgantes, porque los tallos con las flores suelen caerse. Puedes ubicarlos en la terraza cuando pase el frío del invierno, pero siempre en zonas con algo de sombra o de lo contrario se secarán y morirán.

Estos cactus necesitan un riego más frecuente que los cactus normales porque no almacenan agua, con lo que también va genial pulverizarle agua de forma regular, además de los riegos. Aguanta bien el sol de invierno, pero no el de verano, con lo que nunca se debe ubicar en espacios en los que le dé el sol directamente.

Cómo cuidar un cactus de interior

En primer lugar, si vas a ubicar tus cactus en interior debes tener en cuenta que debe darles la luz, siempre dependiendo de su variedad. Es mejor evitar la luz directa del sol si el cactus empieza amarillear, pero en general la iluminación es fundamental para que pueda mantenerse en óptimas condiciones.

Por otro lado, es fundamental escoger un sustrato que drene bien, de lo contrario el cactus podría encharcarse, e incluso llegar a pudrirse. Sobre todo en invierno y si las temperaturas son bajas, debes evitar el encharcamiento si quieres mantener tu cactus en las mejores condiciones posibles durante mucho tiempo.

Por otro lado, recomendamos regar los cactus únicamente cuando la tierra esté seca. En caso contrario terminarás ahogándolos, como explicábamos también en el consejo anterior. Los cactus no necesitan platos debajo ni maceteros, ya que pueden almacenar el agua por ellos mismos. Si usamos el plato para no manchar el suelo o la mesa, lo mejor será retirar el plato cuando deje de gotear.

Desde primavera hasta final de verano es importante regar tus plantas y abonarlas con abono para cactus si de verdad quieres que crezcan en interiores, así como también para mantenerlas en las mejores condiciones posibles.

Por otro lado, cada dos años será importante hacer un cambio d maceta de los cactus. Estas plantas crecen muy lentamente, pero, si de verdad queremos que continúen creciendo, será importante que aprendamos a cambiarlas de maceta cada cierto tiempo para no frenar su crecimiento. Esto es importante para que su sistema radicular pueda expandirse sin problemas, y las plantas puedan así continuar su desarrollo.

Cuidado de cactus en invierno

Como indicábamos más arriba, los cactus requieren del reposo invernal para desarrollarse bien. De esta manera, los expertos recomiendan empezar a reducir el riego a partir de otoño hasta una vez mensual o cada veinte días en invierno. Del mismo modo, los cactus de interior no deben ubicarse en habitaciones con temperaturas superiores a los veinte grados, aunque tampoco deberían estar a la intemperie si la temperatura baja de los siete grados, porque muchos no lo soportarán. No deberías regar nunca mucho un cactus en invierno y con temperaturas bajas, porque puede llegar a pudrirse.

Además de moderar los riegos, será importante retirar el agua al cactus de la parte inferior. También es importante ubicarlo dentro de casa para que no tenga que soportar las temperaturas frías, pero siempre escogiendo habitaciones frescas, a entre quince y veinte grados.