Manta térmica piscina: 5 razones por las que comprar una

Laura
Laura

Cada vez son más las personas que tienen una piscina en casa. Y como todo en esta vida, cuanto más lo cuidamos, más nos durará. Por ese motivo, si realmente quieres que tu piscina te dure lo máximo posible, te recomendamos usar una manta térmica. Son muchas las personas que tienen dudas de sí deben o no usarla y nosotros estamos aquí para que des el paso.

A lo largo de este artículo te vamos a mostrar un listado de razones por las que comprar una manta térmica para tu piscina. Y para hacerlo, nos hemos puesto en contacto con nuestros expertos de Piscinas Athena. Seguro que una vez finalizado el artículo tendrás claro que las mantas térmicas son muy importantes para el cuidado de tu piscina.

1- Amplia variedad de mantas térmicas de piscina

En la actualidad hay muchas opciones entre las que elegir. Pero para encontrar el modelo que realmente nos interesa, te recomiendo visitar Piscinas Athena, donde podrás encontrar un catálogo completo y encontrar la manta térmica piscina que mejor encaja con lo que necesitas.

Como podrás comprobar en primera persona, en el catálogo hay una amplia variedad de mantas entre las que puedes elegir. Para acertar en la compra, no solo te debes fijar en el diseño, también deberás fijarte en otros detalles. Según el tipo de piscina que tengas, el material y el tamaño de la manta deberá ser uno u otro. Por suerte, el mercado es muy amplio, es decir, no vas a tener ningún problema a la hora de encontrar el modelo que más te interesa. Lo importante es que encaje correctamente para poder sacarle el máximo provecho a la manta térmica.

Finalmente podrás elegir el diseño que quieres que tenga para que la experiencia visual sea más agradable. Así te sentirás muy satisfecho con la compra que has realizado.

¿Cuál es el tipo de manta térmica de piscina mejor? Como nos indican los expertos de Piscinas Athena, la opción más interesante son las lonas o mantas de burbujas. Es la mejor alternativa en estos momentos si lo que queremos es proteger el agua de la piscina y calentarla a la vez.

2- Evita la evaporación del agua

Otra de las razones por las que tener una manta térmica de piscina es porque se evita la evaporación. Se ha demostrado que el consumo de agua se puede disparar en las piscinas que no cuentan con esa variedad de manta. En cambio, cuando la ponemos se evita la evaporación y podemos reducir el consumo de una manera importante.

Para tener la certeza de que la manta realmente no va a permitir la evaporación, siempre debes asegurarte de que es de calidad y sobre todo viene preparada para ese fin. La gran mayoría evitan la evaporación, pero no todas. Por ese motivo, antes de realizar el pedido asegúrate de que realmente te ofrece lo que buscas.

3- El agua siempre está más limpia

Una muy buena razón para instalar una manta térmica en la piscina es la higiene. Gracias a la manta el agua no se ensuciará y eso hará que la limpieza te resulte mucho más sencilla.

Con ella el agua superficial siempre estará mucho más limpia, gracias a que las hojas o el polvo quedarán sobre la manta. Te puedo asegurar que limpiar la manta te resultará mucho más sencillo que limpiar el agua. Además, al cubrir el agua, se evita que las algas se puedan desarrollar con facilidad, de aquí que la labor de limpieza se vuelva mucho más sencilla con ella puesta.

4- Se mantiene el calor durante la noche

Otra de las ventajas de las mantas térmicas de piscina es que permiten que la temperatura del agua se mantenga a una temperatura constante. En cierta manera la manta se muestra como una herramienta que nos ayuda a reducir el consumo energético a la hora de tener la temperatura adecuada.

El funcionamiento de la manta térmica es muy sencillo. Cuando el sol da directamente sobre el agua de la piscina, la misma se calienta. Y cuando el sol se va, es decir, cuando se hace de noche, la manta se encarga de que el calor no se escape. Es verdad que poco a poco la temperatura desciende, pero a un ritmo mucho más lento que si el agua está al descubierto.

Gracias a la manta se puede conseguir una temperatura mucho más agradable y sin tener que usar calefactores que consumen bastante energía. Eso hace que muchas personas usen esta herramienta para mantener el agua a la temperatura ideal y están muy satisfechos. ¿Estás cansado de que por las mañanas el agua esté congelada? Ahora puedes evitarlo con una manta térmica de piscinas de calidad.

Como hemos indicado anteriormente, para mantener y añadir calor al agua, la mejor opción son las mantas térmicas con burbujas. Cuanto más grandes sean esas burbujas, más fácil será captar y mantener el calor del agua. Si quieres disfrutar de una buena experiencia y mantener el agua a unos 8 grados por encima de la ambiental, lo mejor será optar por las mantas de 400 micras, siempre y cuando residas en zonas templadas. Si vives en zonas frías, entonces puede ser una buena opción apostar por comprar una variedad de hasta 800 micras. Así podrás mantener la temperatura del agua con más facilidad.

5- Son fáciles de poner y quitar  

Finalmente queremos destacar que las mantas térmicas son muy fáciles de poner y de quitar en las piscinas. Incluso si la piscina es grande, la operación te parecerá muy sencilla.

Lo importante es que los anclajes sean los adecuados para que la manta térmica no se mueva de la piscina en los días que haga bastante aire. Y si tienes una piscina grande y no quieres complicarte la vida, debes saber que en la actualidad hay maquinaria que la pondrá y la quitará de manera automática.

Te puedo asegurar que independientemente de la opción elegida, la manta térmica siempre te va a dar muy buenos resultados. Por ese motivo, si realmente buscas que el mantenimiento de la piscina sea más sencillo y económico, no lo dudes y opta por instalarla cuanto antes. Así le podrás sacar el máximo partido a la piscina sin demasiado esfuerzo.