Guía básica para disfrutar del sol sin riesgos en nuestro jardín

Laura
Laura

Si te encanta tomar el sol en tu jardín o en tu terraza en los meses de verano, es probable que más de una vez hayas sufrido alguna quemadura si no has tenido suficiente cuidado con la protección para tu piel. Para evitar estos y otros problemas más graves nuestros expertos han elaborado una completa guía básica para poder disfrutar del sol sin ningún tipo de riesgo en nuestro jardín.

Hidratarte por dentro

El primer tip que debes tener en cuenta si vas a tomar el sol en tu jardín o en tu terraza y quieres hacerlo sin riesgos es que resulta fundamental que tengas siempre una botella de agua o algún refresco o líquido a mano para mantenerte hidratado. Esto resulta clave para minimizar la pérdida de líquido y evitar un golpe de calor mientras disfrutas del sol. Puedes optar por llevar una nevera portátil contigo al exterior de la casa y llenarla con botellas de agua, prepararte infusiones frías y conservarlas fresquitas o directamente hidratarte con zumos naturales que te permitirán mantenerte siempre fresco para tomar el sol de forma segura.

Hidratarte por fuera

Por otro lado, para tomar el sol sin riesgos en el jardín también es fundamental hidratar con cuidado la piel para poder hacer frente a la exposición solar sin riesgos. Los expertos recomiendan usar crema de protección solar para el cuerpo adaptada a nuestro tipo de piel antes de exponernos al sol, y además utilizar una buena crema hidratante de forma diaria por las mañanas y por las noches, así como after sun después de la exposición solar, para que nuestra piel se recupere de forma eficiente y conseguir un bonito bronceado sin quemaduras.

Protege tu rostro con cuidado

Del mismo modo que debes escoger una crema solar de calidad para el cuerpo adaptada a tu tipo de piel y al tiempo que vas a pasar expuesto al sol, es fundamental seleccionar siempre una crema específica para la cara que te permitirá proteger tu rostro de los rayos solares. La piel de la cara resulta especialmente delicada, y es por ello que si no la proteges como es debido puedes terminar con quemaduras y a la larga desarrollar manchas en el rostro e incluso arrugas prematuras. Si estás buscando protectores faciales de máxima calidad para poder disfrutar del sol sin riesgos en tu jardín, te recomendamos echar un vistazo a pacoperfumerias.com/cosmetica/solares/protectores/faciales, dónde vas a encontrar las mejores alternativas de cosméticos y protectores solares de calidad para proteger tu piel y poder disfrutar del sol con las mejores garantías en tu jardín, en tu terraza o en cualquier otro espacio al aire libre.

Alimentos beneficiosos para la salud

Del mismo modo, los expertos recomiendan también consumir algunos tipos de alimentos interesantes a la hora de exponerse al sol sin riesgos, que además te ayudarán a maximizar y cuidar tu bronceado, como los tomates, los melocotones o las zanahorias, que nos permitirán mantener el moreno y cuidar nuestra salud. Una buena idea para hidratarte y cuidarte al mismo tiempo mientras tomas el sol puede ser disfrutar de un zumo de zanahoria, que te aportará todos los nutrientes y las vitaminas que necesitas y te ayudará a proteger y cuidar tu bronceado. Del mismo modo, no te olvides de incluir estos ingredientes en tu dieta todos los días para conseguir mejorar tu salud y sentirte mejor.

Ponte a la sombra

Del mismo modo, es interesante evitar la exposición solar en las horas centrales del día durante los meses de verano. De las doce a las cuatro de la tarde es mejor que te pongas a la sombra, en la terraza o dentro de casa, porque a estas horas la radiación solar es mucho más agresiva. Puedes disfrutar leyendo bajo la sombra de un árbol o en una pérgola, o directamente aprovechar para echar la siesta dentro de casa durante estas horas. Si no puedes resistirte a tomar el sol a estas horas centrales es fundamental que cuides al máximo la hidratación externa e interna, y que alternes con duchas y baños fríos, así como con momentos en los que te pongas a la sombra para resguardarte del sol.

Disfruta del sol sin riesgos

Por último, aunque pueda parecer algo obvio, lo cierto es que mucha gente termina sufriendo calor bajo el sol simplemente para obtener un bronceado bonito. Y esto, según todos los expertos, es algo que deberías evitar. Tomar el sol debe ser un momento agradable de relajación siempre. No es una competición para ver quien se pone más moreno o morena, con lo que, si no estás disfrutando de tu momento de calma o de relajación, será mejor que aproveches también los ratos a la sombra, que te des baños en la piscina o que alternes con duchas de agua fría en los días más calurosos del año.