¿Es necesaria una licencia o permiso para construir una terraza?

Laura
Laura

Si te estás planteando construir una terraza, es muy posible que no sepas por dónde proceder, cuáles son los requerimientos legales que debes tener en cuenta y todo lo que debes valorar para poder construir legalmente una terraza. A continuación te contamos todo lo que necesitas saber, y si es necesaria una licencia o permiso para construir una terraza.

Construir una terraza: permisos y licencias necesarios

Una terraza puede aportar mucho a tu vivienda o al espacio en que quieres agregarla, porque además de aumentar el tamaño útil y habitable te permitirá sacarle el mayor partido posible y disfrutar de momentos únicos. Ahora bien, construir una terraza no es sencillo, y requiere de algunos conocimientos concretos, licencias y permisos a tener en cuenta.

De esta manera, si la construcción de la terraza va a suponer una reforma estructural porque vamos a tener que agregar vigas, realizar modificaciones en la fachada y añadir cubiertas y pilares, sin duda es fundamental solicitar un permiso de obra mayor. Por otro lado, tendrás que tener en cuenta que en el caso de las viviendas unifamiliares, simplemente dependerás del proyecto de viabilidad, pero que si se trata de una comunidad de propietarios vas a necesitar la autorización de la comunidad para poder construir la terraza.

Asimismo, si quieres construir una terraza en una vivienda ubicada en el casco antiguo de una ciudad, debes saber que, en la mayoría de casos, estos permisos los gestionarán los organismos especiales como la UNESCO o Patrimonio Nacional, aunque la normativa urbanística cambia en cada municipio, con lo que lo mejor que puedes hacer es contactar con expertos para poder realizar todo el proceso de manera legal. De esta manera, como podemos ver en este artículo de arkespai.com, para construir la terraza vas a necesitar contratar a un arquitecto para que realice el proyecto técnico de la terraza, así como para que pueda verificar la viabilidad estructural de este proyecto. Piensa que una terraza aumenta la superficie de la vivienda, con lo que también tendrás que revisar en el Ayuntamiento el tamaño máximo que puedes dar a la terraza.

Además, las terrazas no deben superar la décima parte del ancho de la vía pública. Por otro lado, antes de construir la terraza, también es fundamental comprobar el porcentaje de superficie edificable de la construcción. Cuando se haya conseguido la licencia de viabilidad y cuentes con los permisos necesarios será el momento de empezar a planificar la terraza con el asesoramiento del arquitecto. Este profesional será el encargado de diseñar la terraza teniendo en cuenta tus necesidades, la estética de tu hogar o del edificio al completo y los cálculos estructurales básicos para que el proyecto sea seguro y cumpla con la legalidad vigente.

Por otro lado, si ya cuentas con una terraza y quieres cerrarla o realizar obras, así como aprovechar un espacio ya disponible para construir una terraza, debes consultar con tu Ayuntamiento, valorando que, tanto la terraza como el cerramiento de ésta aumentarán la superficie total construida de la vivienda.

De esta manera, este tipo de construcciones también son consideradas como obras, y requieren de una licencia administrativa. Si el Ayuntamiento te da permiso para construir la terraza o añadir el cerramiento, tendrás que pedir permiso en tu comunidad de vecinos en el caso de que vivas en un bloque de pisos. Esto es así porque los vecinos tienen la última palabra al valorar que las terrazas son elementos comunes, aunque de uso privado.

De esta forma, todas las obras realizadas en terrazas privadas dentro de una comunidad de vecinos tendrá que ser aprobada con el permiso de la comunidad. Esto debe proponerse en la Junta de Propietarios, y al menos tres quintas partes tienen que estar de acuerdo para que gane la mayoría. Si los vecinos ya han realizado cerramientos en otras terrazas pero en la junta sale que no, los expertos explican que puede considerarse que existe un consentimiento tácito para hacerlo.

De este modo, antes de hacer las obras será fundamental solicitar la licencia de obras y contar con la aprobación de los vecinos para evitar contratiempos. Para realizar el cerramiento o la construcción de una terraza, debemos asegurarnos de que cumple con las normativas vigentes. De esta forma, es clave ir al ayuntamiento a solicitar la licencia para poder proceder de manera legal.

A continuación podremos contratar a un arquitecto encargado de realizarnos el proyecto de cerramiento o construcción de la terraza, así como también acudir directamente a una empresa especializada en el caso de los cerramientos. Además, los expertos reseñan que este tipo de reformas son de aquellas que modifican los elementos comunitarios como fachadas o balcones. Son denominadas obras exteriores y, si no se trata de edificios con protección histórica, es posible tramitarlas con licencias sencillas. Entre los documentos que debemos presentar se encuentran algunos planos del estado previo y del definitivo, un presupuesto, una memoria elaborada por el arquitecto dónde se describa el proyecto, un plano y fotografías.

Las terrazas normalmente se construyen con andamios, con lo que también deberemos anotar los planos de este elemento y el documento que garantice que será colocado bajo supervisión de un técnico. Del mismo modo, si la construcción de la terraza puede afectar a la estética del edificio a nivel global, también se pedirá un proyecto conjunto de la fachada, que tendrá que autorizar la Comunidad de Propietarios.

Por otro lado, en caso de viviendas unifamiliares o casas con zonas exteriores ajardinadas en que se quiera construir una terraza, debemos diferenciar entre las terrazas de una sola planta y las elevadas. Para la construcción de las primeras no se debe realizar ninguna declaración específica, aunque es recomendable consultar con el ayuntamiento y valorar si la vivienda se encuentra en una zona protegida o cerca de un espacio clasificado.

Por otro lado, en el caso de las terrazas elevadas, pueden construirse sin necesidad de declaración previa si su área es inferior a veinte metros cuadrados y su altura no supera los sesenta centímetros. En el caso de las terrazas de más de sesenta centímetros con una huella de más de veinte metros cuadrados tendrás que realizar una declaración previa al ayuntamiento, y para las de mayor tamaño será fundamental solicitar el permiso de construcción, ya que resulta obligatorio para poder proceder de manera legal tu terraza.