CBD: propiedades y consejos para su cultivo

Laura
Laura

El CBD es uno de los principales componentes del cannabis. Este es conocido como cannabidiol y el mismo forma parte de los más de 100 cannabinoides que tiene la flor de cáñamo. La diferencia de este cannabinoide con respecto al resto son sus propiedades terapéuticas por lo que, principalmente, su uso es para fines médicos —como aliviar el dolor, mejorar el crecimiento de los huesos, etc.—.

Este cannabinoide es un componente legal en varios países, entre los cuales se incluye España. Sin embargo, para que su tenencia y consumo esté permitida —y no genere problemas con la justicia— se debe cumplir con un requisito esencial que estima la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios. Este es que la planta de cannabis no contenga más del 0,2 % de THC.

Para resumirlo de manera rápida y sencilla, el THC es otro de los principales cannabinoides presente en las plantas de cannabis. Este es el que provoca los efectos psicoactivos y el que es catalogado por las autoridades competentes como un estupefaciente. A continuación, analizamos cuáles son las principales propiedades del CBD y los consejos para poder cultivar plantas con estas características y que no nos ocasionen problemas legales.

Propiedades del CBD

Como comentábamos, las propiedades del CBD son muchas y muy variadas, aunque todas ellas tienen fines terapéuticos. Estas propiedades son empleadas como terapia alternativa a las dolencias y males que provocan algunas enfermedades, además, tienen usos clínicos y científicos por parte de los investigadores, habiendo una multitud de informes con respecto a sus propiedades. Las más destacadas son:

  • Alivio del dolor. El CBD se une a los principales receptores cannabinoides del cuerpo del cerebro del cuerpo humano e interfiere en la reducción o supresión del dolor.
  • Función neuroprotectora. Disminuyen los síntomas de las enfermedades neurodegenerativas, como la fibromialgia e, incluso, puede ayudar a detenerla.
  • Reducción del estrés y la ansiedad. Esta es una de las principales funciones del CBD, el cual ayuda a relajarse y a evitar los síntomas de la ansiedad.
  • Ayuda al correcto desarrollo de los huesos y evita enfermedades óseas. Puede regenerar huesos.
  • Fines terapéuticos contra el cáncer. Hay varios estudios que lo relacionan con su eficacia en la supresión de las células cancerígenas y en la paralización de la metástasis.
  • Evita los problemas del corazón preservando la salud de las arterias coronarias ocluidas.

¿Cómo cultivar CBD?

Si lo que queremos es aprender a cultivar CBD debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones. Ahora bien, si nos resulta demasiado complejo y preferimos comprar la flor de cáñamo o cogollo ya preparado para su consumo, podemos hacerlo directamente y sin complicaciones en Honorfires.com.

Lo primero que debemos hacer es obtener una semilla de marihuana modificada para producir una cantidad de CBD elevada. Al igual que ocurre con las semillas tradicionales, las de CBD también pueden variar en cuanto a la cantidad de THC que incluyen. Es muy importante adquirirla en una tienda de confianza que especifique los porcentajes de estos dos cannabinoides.

También debemos elegir el tipo de cultivo que queremos realizar con la semilla, es decir, si queremos un cultivo interior o un cultivo exterior. Dependiendo del cultivo que elijamos la temporada para plantar será diferente, así como los ciclos de luz de cada una de ellas. En el caso de las plantas de marihuana interior el proceso resulta más sencillo ya que la temporada del cultivo del mismo la elegimos nosotros, aunque debemos asegurarnos de que el lugar reúna las condiciones de luz, calor y humedad necesarias. El cultivo exterior, por lo general, comenzará unos dos o tres meses antes del verano.

Tanto en uno como en otro, lo primero que debemos hacer es germinar la semilla. Para ello necesitaremos un tupperware o recipiente cuadrado. Lo que debemos hacer es colocar papel de cocina húmedo en el fondo del recipiente, sin encharcarlo. A continuación, colocaremos las semillas y volveremos a colocar otro papel de cocina húmedo encima de estas. Después, se tapará el recipiente y se esperará durante unas 24 o 48 horas hasta que las semillas se abran.

Los pasos siguientes dependerán de cada tipo de cultivo. Lo que se debe tener en cuenta en todos los casos son los diferentes ciclos de luz que reciban, los tiempos de trasplante y el tamaño de las macetas para crezcan correctamente y alcancen todo su potencial, y los fertilizantes específicos de cada etapa del cultivo para aportarle a la planta los nutrientes necesarios. Las etapas de cultivo de una planta de marihuana son:

  • Germinación
  • Crecimiento
  • Floración
  • Engorde de los cogollos
  • Limpieza y cortado
  • Curación del cogollo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *