7 claves y trucos para el buen mantenimiento de tu piscina

Laura
Laura

Se acerca el verano y con ello los días de tomar el sol, de bañarse en la playa y de aprovechar al máximo posible la piscina que ha estado sin uso durante todo el año hasta la llegada de los meses más calurosos.

Es momento de sacarle partido a tu piscina y de refrescarte en ella cada vez que tengas oportunidad, de invitar a amigos y familiares, de no salir del agua en mucho tiempo. Pero, ojo, si quieres sacarle el máximo rendimiento a tu piscina y que no tengas que cambiarle el agua en mucho tiempo sigue las recomendaciones que te proponemos en este artículo para que lleves a cabo un buen mantenimiento de ella.

Desinfección del agua

Como sabrás, si no llevas a cabo una correcta desinfección del agua, esta puede convertirse en un caldo de cultivo de bacterias y microorganismos, además de que aparezcan algas y demás organismos vivos. Para evitar que esto ocurra debemos mantener los niveles de cloro residual 0,2 y 0,5 miligramos por litro de agua, según establece la Organización Mundial de la Salud. Para asegurarnos de que estos valores se cumplen será conveniente que el cloro se aporte constantemente mediante la bomba dosificadora. Debemos realizar las mediciones necesarias para asegurarnos de que el agua tiene el nivel de cloro adecuado.

Regular el PH del agua

Debemos tener en cuenta que la efectividad del cloro varía en función del PH —o acidez— del agua. Lo conveniente para que la cloración del agua resulte efectiva es que el PH del agua esté entre 6,8 y 7,2. Un PH superior o inferior puede influir en el funcionamiento del cloro. Este deberá ser medido frecuentemente, al igual que los niveles de cloro de la piscina.

Dejar actuar el cloro

Para que el cloro haga efecto debemos dejarlo actuar durante unos minutos antes de bañarnos. Recuerda que este tiene que distribuirse por toda el agua de la piscina. Así que, cuando el cloro sea añadido, o dispensado por la bomba, lo dejaremos actuar unos 30 minutos —si la temperatura del agua es superior a los 18º— y unos minutos más si la temperatura es más baja.

Prevención de algas y otras partículas

Para prevenir la aparición de algas, así como otras partículas que enturbien la cristalinidad del agua es aconsejable, así mismo, que hagamos uso de otros productos químicos que nos ayudarán a mantener el agua lo más limpia posible. Para ello, es recomendable utilizar un algicida de manera regular junto al cloro. También podemos utilizar un floculante cuando observemos que hay partículas pequeñas flotando en el agua. Este las agrandará, ayudando a que el filtro las atrape con mayor facilidad.

Si estás buscando productos o kits de limpieza para tu piscina, en PiscinasParaCasa.com pueden encontrar una gran variedad de recomendaciones sobre los mejores productos para la limpieza de piscina, así como de accesorios, e incluso, de las propias piscinas.

Limpiar el agua

Conforme vamos entrando y saliendo de la piscina es normal que acabemos ensuciando el agua. Así mismo, el viento en muchas ocasiones arrastra las hojas de los árboles, insectos y suciedad que acaba flotando sobre el agua. Es aconsejable, a parte de las recomendaciones especificadas más arriba, que vayamos limpiando el agua periódicamente con un recogehojas para piscinas.

Mantenimiento del filtro

El filtro es uno de los elementos más importantes de la piscina. Tener un filtro en buenas condiciones nos ayudará a realizar un tratamiento químico adecuado —evitando tener que hacer uso de estos productos en exceso—. Para mantener el filtro en condiciones es aconsejable que lo limpiemos de arena y otras sustancias, al menos, una vez por año. Lo ideal es que lo hagamos antes del inicio de la temporada de baño. El mantenimiento del filtro implica, también, la eliminación de la cal incrustada durante varias veces al año —esto depende del tamaño de la piscina, así como de la potencia y rapidez de filtración de este aparato por hora—. Por último, cada 4 o 5 años será aconsejable que se cambien los medios filtrantes.

Limpiar las paredes y suelo de la piscina

Las paredes y suelo de la piscina son también un aspecto esencial a tener en cuenta en el mantenimiento de estas. Y es que, en muchas ocasiones, los productos químicos son incapaces de evitar que la cal se acumule en ellas. Será aconsejable que de manera periódica las frotemos con un cepillo para limpiar cualquier resto de cal o acumulación de suciedad que haya podido quedar impregnada en ellas o que se haya acumulado en el fondo de la piscina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *